Los financiamientos son herramientas valiosísimas que en estos tiempos pueden ayudar a las personas que lo desean, a obtener su casa o departamento.

Como recurso, su mecanismo es sencillo: únicamente hay que acudir a una institución financiera, elegir un plan de pagos, utilizar el recurso económico y listo.

Sin embargo, entre las dudas que surgen entre quienes jamás han utilizado un financiamiento, hay una que genera diversas preguntas.

Esta duda es: ¿qué tipo de tasa de interés es la que más me conviene en un financiamiento?

Pero si deseas conocer los alcances de este recurso, lo mejor es empezar desde lo básico.

art-02-a-Que-es-una-tasa-de-interes

¿Qué es una tasa de interés?

Una tasa de interés es el precio del préstamo que una institución financiera te brinda. Este es un monto de dinero que normalmente corresponde a un porcentaje de la operación de dinero que se esté llevando a cabo.

Dicho de otra forma, es el precio que se paga por el dinero que se está solicitando a una institución.

Este importe es un balance hecho con base en el riesgo asumido por la institución, y para establecerlo se analizan varios factores.

Entre ellos se encuentran la inflación, que se define como el aumento en el precio de los bienes y servicios generalizado en un país.

Otro factor que las instituciones financieras ponderan al momento de establecer una tasa de interés es la posibilidad de la falta de una parte o de todo el pago de un financiamiento.

Es a través de estos factores que las instituciones financieras calculan la tasa de interés que habrán de cobrarle a sus clientes.

¿Qué tipo de tasas de interés existen?

Para que puedas decidir cuál es el tipo de tasa de interés que te conviene, primero debes conocer cuáles son los que existen actualmente.

art-02-b-Tasa-de-interes-variable

 

Tasa de interés variable

Este tipo de tasa de interés, como su nombre lo indica, puede cambiar a lo largo del tiempo que te tome liquidar el financiamiento.

En esta modalidad los pagos por la deuda o pasivo varían, dependiendo de las condiciones del mercado financiero.

Este tipo de tasa por lo general está representada a través de una tasa de interés de referencia, como la Tasa Básica Pasiva (TBP), la TED, la tasa Libor o Prime o la TRI.

Con este formato, el precio de tu tasa de interés puede variar ya sea a la alza o a la baja, lo que puede afectar en algún momento tu capacidad de pago del financiamiento.

Entre las principales ventajas que las tasas de interés variables tienen están:

-Suelen ser tasas más bajas que las fijas, pero con el riesgo de que pueden incrementar en cualquier momento.

-Los plazos de pago suelen ser más cortos que con una tasa fija.

-Si la economía del país se encuentra estable, definitivamente pagarás menos que con las tasas fijas.

Ahora es momento de que conozcas a su competencia directa, las tasas fijas.

art-02-c-Tasa-de-interes-fija

 

Tasa de interés fija

Una tasa de interés fija es un tipo de interés sobre un pasivo o deuda, la cual puede ser una hipoteca o un préstamo, cuya principal característica es que permanece igual durante todo o parte del plazo de endeudamiento.

Es decir, desde el inicio de tu plan de pago, sabrás cuánto es lo que aportarás, desde el inicio de tu deuda hasta que la logres liquidar.

Si estás empezando en el ámbito de los bienes raíces o si solo deseas adquirir tu casa, este aspecto es de vital importancia para tus finanzas.

Esto porque con una tasa fija podrás tener un mayor control sobre tu inversión, al tiempo que puedes organizar tu presupuesto mensual de forma más efectiva.

A diferencia de las tasas variables, las tasas fijas tienen las siguientes características:

-Cuenta con plazos más largos para pagar, por lo que tendrás que organizarte bien para cumplir con tus aportaciones.

-Las mensualidades no cambian a pesar de los cambios que puedan producirse en el ámbito económico nacional.

-Por lo general tú eliges los planes de pago, por lo que puedes organizar a la perfección tus finanzas para no descapitalizarte en ningún momento.

Ahora que conoces estos tipos de tasas de interés, probablemente te estés preguntando si existe una tercera opción que pueda ser más conveniente para tu economía.

Es aquí donde entran los financiamientos que no cobran intereses.

art-02-d-Opciones-sin-tasa-de-interes

 

Opciones sin tasa de interés

Hasta el momento, todo sugiere que las tasas de interés fijo son las que más te convienen, debido a que desde un inicio sabrás cuánto vas a pagar por el financiamiento que estás solicitando.

Sin embargo, existen algunas instituciones financieras que debido a su naturaleza, no poseen tasas de interés de ningún tipo.

Un ejemplo de este tipo de instituciones es Tanda Casa y Planea Tu Bien, en donde no se cobran intereses en sus planes de financiamiento.

Esto se debe a que en el esquema de este instituto financiero, los intereses no existen ya que todo lo que se cobra en los pagos es una pequeña aportación por la operación del manejo del fondo común, que es el que funciona como financiamiento.

Este cobro, con valor del 1.2% anual del costo del financiamiento es todo lo que se le descuenta a quienes solicitan un financiamiento por este medio.

Esto hace que el financiamiento de Planea Tu Bien y Tanda Casa sea más conveniente que el de las instituciones bancarias tradicionales debido a que los bancos cobran normalmente entre el 7 y el 8% de tasa de interés.

Y esta característica es la que hace que los financiamientos de Tanda Casa sean diferentes a los que se ofrecen en las instituciones bancarias.

Como has podido ver, la tasa de interés que más te conviene es la que ofrece Tanda Casa y Planea Tu Bien, ya que de entrada no cobra intereses.

Además de que cuenta con beneficios que te pueden ser de gran utilidad si deseas un financiamiento para que compres tu casa o departamento sin preocupaciones.

Así que si lo que deseas es poner manos a la obra y hacer realidad tu sueño de estrenar casa o departamento, no esperes más y dale vida a tus sueños, sin sufrir por las tasas de interés.

La fórmula de oro que usan los inversionistas de bienes raíces