Si adquirir casa en 2019 es tu principal meta en este año que inicia, aquí podrás descubrir nuevas formas de hacerlo.

Probablemente te estés preguntando realmente existen otras maneras de tener vivienda propia.

Y es que mucha gente lo que hace es únicamente acercarse a las inmobiliarias para solucionar esta necesidad.

Pero la realidad es que hay otras formas de comprar casa, aunque éstas no sean muy conocidas.

Si este es tu caso, revisa este artículo para que conozcas nuevas formas de adquirir casa en 2019.

Remates judiciales

Este tipo de remates se dan cuando en un proceso judicial, un juez ordena la venta en remate de un inmueble.

Esta determinación se toma cuando en una demanda en contra de una persona, ésta no ha cumplido con sus obligaciones.

Por ello, el inmueble se pone a la venta al mejor postor. La ventaja considerable de adquirir vivienda en esta forma son los precios.

En este tipo de ventas puedes encontrar propiedades a un 30% ó 50% de su valor comercial.

Puedes enterarte de este tipo de remates por medio de edictos judiciales que se ponen a la vista en los juzgados y en los periódicos de mayor circulación.

También puedes hallar esta información en los sitios web de los juzgados o en los bancos.

Hacer un trato directo con los propietarios del inmueble

Si adquieres una casa o departamento por medio de una inmobiliaria, debes tomar en cuenta que estos organismos cobran una comisión por sus servicios.

Regularmente esta comisión varía del 4% al 10% del valor de la propiedad y se cobra por los servicios que ofrecen a los clientes.

Si quieres ahorrarte esta comisión, lo que puedes hacer es realizar la compra de manera directa con el dueño del inmueble que deseas.

Esto da la oportunidad de obtener casa sin pagar comisiones, pero además tienes la oportunidad de regatear el precio.

Si tienes habilidades de negociación hasta podrías obtener un importante descuento en el precio.

E incluso, podrías negociar el ofrecer alguna propiedad más para obtener la vivienda.

Por ejemplo, si te hace falta dinero para llegar al precio que te piden por la casa, podrías ofrecer como complemento un vehículo, como una moto u otra propiedad.

Para hallar este tipo de ofertas puedes usar los periódicos, internet o incluso la tienda digital de Facebook.

Renta con opción a compra

Si estás buscando casa y visitas páginas web muy seguido, probablemente te has topado con algunas propiedades que se anuncian bajo este esquema.

Bajo este sistema, firmas un contrato de arrendamiento en el que se estipula la opción a compra y la cantidad que pagarás por rentar el espacio.

Esta cantidad debe ser equivalente a lo que pagarías en un futuro por un crédito. Y los pagos se realizarán por un periodo de tiempo determinado.

Al finalizar el plazo, tendrás derecho a comprar la propiedad por el precio acordado y del que se descontarán total o parcialmente las rentas pagas del alquiler pagadas hasta ahora.

Intercambiar propiedades

Como en el punto anterior, si has estado buscando casa, probablemente te hayas topado con una oferta de estas.

“Cambio departamento en CDMX por casa en Cuernavaca”, o “cambio casa por carro del año”, son algunos ejemplos de este tipo de anuncios.

Se da el caso que muchos propietarios de inmuebles buscan cambiar de residencia. Por ello, están dispuestos a intercambiar su propiedad por otra.

En este tipo de casos es buena idea que te asesores con un abogado para determinar que este movimiento no presente un riesgo para ti.

Y si el inmueble que quieres adquirir, tiene algunas deudas en servicios de luz o agua u otros pagos, podrías obtener un descuento en el precio final.

Autofinanciamiento

Una de las opciones más nuevas y efectivas para obtener casa, sobre todo si no cuentas con historial crediticio o si estás en el buró de crédito.

En este sistema, se integran grupos de personas que aportan una cuota mensualmente a un fideicomiso común, creado y administrado por un tercero.

Entre las ventajas que ofrece este esquema, están:

  • Las tasas de interés existentes en el mercado no afectan a este sistema.
  • Las mensualidades son bajas.
  • Hay productos específicos para viviendas, terrenos o negocios.
  • No se revisa el buró de crédito.

Si aún tienes dudas sobre este tipo de financiamiento, existen instituciones que se dedican a brindarlo desde hace ya años y que te asesorarán en este proceso.

Descubre si estás listo para obtener tu casa