Definimos el autofinanciamiento como un sistema de comercialización de bienes y servicios que consiste en formar un grupo de personas que aportan una suma de dinero a un fondo común.

Los grupos aportan una cuota mensual que se destina a un monto acumulado para la compra de bienes muebles, inmuebles o servicios que se otorgan a los integrantes a través de sorteos, subastas, puntajes, antigüedad o adjudicación.

El ejemplo más claro es una tanda, mecanismo por el cual un tercero administra las aportaciones de cada uno de los integrantes de un grupo, en el caso del autofinanciamiento también conocido como financiamiento inmobiliario el administrador es la empresa que decidas contratar.

El financiamiento inmobiliario autónomo es una modalidad que se ha vuelto popular en la adquisición de carros y bienes inmuebles, para ambos casos se establecen eventos de adjudicación, cuya periodicidad se establece en un contrato.

Tipos de autofinanciamiento

Hay dos tipos de fideicomisos relacionados con el autofinanciamiento que segmentan en:

Autofinanciamiento cerrado: conformado por un número exacto de personas que inicia cuando el número de participantes está completo y finaliza cuando cada integrante ha realizado su último pago.

Autofinanciamiento abierto: Este tipo de autofinanciamiento abre la posibilidad del ingreso constante de nuevos participantes, así como el egreso de los que han llevado a cabo su aportación, recepción y pago del adeudo, por esta razón no tiene un número determinado de integrantes.

Modalidades de Financiamiento Inmobiliario:

De acuerdo con la página de Profeco, para que los participantes puedan disponer del bien en cuestión deben realizar eventos de adjudicación, previamente establecidos en el contrato; estos son los más comunes.

1. Sorteo

Es cuando los consumidores que se encuentran al corriente de sus pagos participan en un procedimiento aleatorio.

2. Tanda

La tanda es cuando los participantes ahorran dinero de una forma no institucionalizada y cada uno de los integrantes va recibiendo la suma acumulada cada determinado tiempo. Dicha práctica es muy común entre los mexicanos.

3. Subasta

Se ofrecen cuotas por adelantado y se asignan los recursos al consumidor que con el número mayor de mensualidades subastadas tenga más puntos.

4. Antigüedad

Esta adjudicación se determina respecto a la antigüedad del contrato de adhesión del consumidor en función al de los demás participantes del grupo.

5. Liquidación

Cuando se liquide al proveedor el total del bien o servicio contratado.

6. Puntuación

Esta se destina a aquellos participantes cuyos contratos reúnan la mayor cantidad de puntos al día de la adjudicación.

¿Qué debes tomar en cuenta en un autofinanciamiento?

Tal como cualquier otra clase de financiamiento, el autofinaciamiento también tiene puntos clave en los que debes de fijarte antes de tomar la decisión de iniciar con él.

De acuerdo con información compartida por la Procuraduría Federal del Consumidor, toda persona que piense en un autofinanciamiento debe tomar en cuenta:

  1. La cantidad de personas que integran el grupo.
  2. El plan de crédito que más te conviene.
  3. La cantidad de cuotas que tienes que pagar.
  4. Frecuencia y procedimiento para la obtención del bien.
  5. El monto de las cuotas periódicas.
  6. Proceso de adjudicación.
  7. Enganche que debes dar de forma inicial.
  8. Las especificaciones del bien que vas a adquirir.
  9. Precio total del bien que vas a adquirir.
  10. Condiciones de pago.
  11. Intereses, si son fijos o variables.
  12. Plazo y procedimiento de liquidación
  13. Tipos de seguro.
  14. Las causas de rescisión y el monto de las penas por no pagar en tiempo y forma.
  15. Número de registro del contrato de adhesión ante la Profeco.
  16. Lectura detallada del contrato.
  17. Penalización por cancelación de contrato.
  18. Posibilidad de adelantar aportaciones.
  19. Corroborar que la institución que elegiste sea confiable.
  20. Beneficios de esa financiera en comparación con otra.

Ahora que ya conoces más sobre esta nueva modalidad de adquisición de vivienda, puedes empezar a considerarla como una muy buena inversión para obtener un patrimonio propio.

Descubre si estás listo para obtener tu casa