Llevar a cabo actividades en pareja es el sueño de muchas personas que buscan realizarse personalmente al lado de alguien que les brinde apoyo.

Desde ir al cine hasta abrir un negocio juntos, las actividades en pareja pueden ayudar a que las personas alcancen un desarrollo emocional sano.

Pero, entre todas las actividades que se puedan realizar en pareja hay una que siempre despierta curiosidad: comprar una casa.

Esto porque en México, las parejas al casarse antes acostumbraban mancomunar sus bienes.

Pero, ¿qué son los bienes mancomunados?

Bajo este régimen, una pareja puede casarse y lo que adquieran luego del matrimonio se dividía al 50% entre los cónyuges, sin contar aquello que tenían antes de casarse.

Como esto era tradicional en México, muchas personas todavía piensan así y se deciden a comprar una casa en pareja sin antes tomar en cuenta todos los factores.

Pero esto puede ser un poco más complicado de lo que la gente piensa. Si éste es tu caso, este texto es para ti.

Solo revisa este artículo y analiza todas las consideraciones que debes hacer antes de adquirir una vivienda con tu pareja.

art-01-a-Debes-estar-en-una-relacion-solida-para-comprar-casa

Debes estar en una relación sólida para comprar casa

Antes de siquiera empezar a ver qué casa puede ser la ideal para ti y tu pareja, debes analizar cómo se encuentra su relación.

Esto es importante porque la casa no debe ser vista como un componente más de su relación, sino como una inversión a largo plazo.

Por ello debes evaluar la fortaleza de tu relación. Si ésta se ve como algo pasajero, la compra de la casa podría ser una terrible idea.

Pero si ambos tienen en su proyecto de vida el poseer una casa o departamento, será más fácil la coordinación de sus esfuerzos.

art-01-b-La-estabilidad-laboral-debe-ser-de-ambos

La estabilidad laboral debe ser de ambos

De nada sirve que uno de los cónyuges tenga un trabajo estable si el otro no trabaja o tiene empleos informales que no le brindan estabilidad laboral.

Sobre todo en el caso en el que se solicita un financiamiento para comprar una casa o departamento.

Los pagos para este tipo de recursos son inaplazables y si te retrasas un mes, puede que no haya muchas complicaciones.

Sin embargo este retraso puede quedar registrado en el Buró de Crédito, lo que podría dificultarte obtener otro financiamiento más adelante.

Lo mejor es que ambos cónyuges cuenten con trabajos estables que les permitan asumir el compromiso de pagar un crédito inmobiliario, lo que les facilitará la labor de comprar una casa.

Ubiquen a su agente inmobiliario de confianza

Hallar en dónde se desea adquirir el inmueble es un proceso que puede ser complicado si no se cuenta con la asesoría ideal.

Lo mejor para que esta situación no se vuelva un problema es encontrar a un agente inmobiliario y aplicar trabajo en equipo con él. ¿De qué manera?

Ambos pueden pedirle toda la información de las zonas que el agente les puede ofrecer.

De esta manera, un integrante de la pareja puede corroborar esta información mientras que el otro puede seguir preguntando por otras zonas.

De esta manera podrás confirmar si la información que les ofrece el agente de bienes raíces es de fiar o si deben encontrar a alguien más.

Ambos ya decidieron vivir en el mismo lugar durante mucho tiempo

Cuando una persona se ha decidido a comprar casa, significa que ya desea tener un lugar en el que desea vivir por un largo periodo de tiempo.

Si ese es el caso tuyo y de tu pareja, y ya han reflexionado y decidido que no quieren mudarse más, están ante el momento oportuno para adquirir casa.

Si por el contrario tu pareja siente que aún no quiere quedarse mucho tiempo en un mismo lugar, la compra de la casa puede no ser buena idea.

Por esta razón es importante que tú y tu pareja se decidan bien antes de comprar casa o departamento, si la zona en la que están interesados satisface sus necesidades.

Si piensan tener hijos, den prioridad a las zonas que cuentan con parques y escuelas cercanas.

Si por el contrario desean la casa para más tarde poder abrir un negocio en ella, pueden decidirse por zonas con un alto flujo de tráfico.

La zona que decidan habitar debe entonces satisfacer sus necesidades a largo plazo, para que consideren en verdad no mudarse de ahí en mucho tiempo.

art-01-c-Ambos-son-grandes-ahorradores

Ambos son grandes ahorradores

Si tú y tu pareja son buenos ahorrando, tendrás una parte importante del proceso de comprar una casa solucionado.

Usualmente las personas en México no están acostumbradas a ahorrar, por lo que el tener como cónyuge a alguien que ya esté acostumbrado a esto, es de gran ayuda para adquirir la casa o departamento que deseas.

Ya sea que ahorren en una cuenta común o que decidan ahorrar cada uno por su cuenta, tu pareja y tú pueden coordinarse para reunir el dinero que necesitan.

O puede ocurrir que sea el caso contrario, que tú estés acostumbrado a ahorrar y que tu pareja no.

Si este es tu caso, lo más probable es que solo necesites hablar con tu cónyuge para hacerle entender que si ambos ahorran, el tener una casa será mucho más fácil.

Entonces, ¿es buena idea o no?

Todo depende de la comunicación y confianza que tengas con tu pareja. Por ello es importante que si en sus planes está casarse, definan muy bien los aspectos legales que darán sustento a su relación en lo civil.

De la misma forma, es importante que tengas un diálogo con tu cónyuge sobre lo que significa adquirir un crédito inmobiliario.

Una vez que ambos entiendan todas las implicaciones del proceso, como las que se mencionan en este texto, te será más fácil tomar la decisión de comprar una casa.

Descubre si estás listo para obtener tu casa