Cuando una persona está considerando en cambiar de residencia, siempre le asalta una duda: ¿qué es mejor, rentar o comprar vivienda?

Esta decisión puede variar dependiendo de las condiciones de cada individuo y del contexto en el que vive.

Sin embargo, hay factores que pueden inclinar la decisión para un lado o para otro. Por ello, antes de que tomes esta decisión, mejor explora qué es lo que más te conviene.

En este artículo descubrirás cuál de estas opciones es la mejor y así, podrás tomar esta decisión tan importante en tu vida con más calma.

Para comenzar, hay que revisar a fondo el tema de la renta.

Ventajas de rentar

Cuando se trata de rentar, son más las ventajas que las desventajas que seguramente te vienen a la mente.

Por ejemplo, ya sabes que la renta no va a significar un desembolso importante; también estás consciente de que los gastos aparte de la renta para ocupar ese inmueble no te serán muy costosos.

Otra importante ventaja es que si tu casa rentada tiene un desperfecto, quien se encargará de corregirlo o pagar para que lo corrijan será tu arrendador, no tú.

Un aspecto más que resulta positivo de rentar un departamento es que vivirás sin pagar predial o las demás obligaciones fiscales de tener una casa.

Además, si en dado caso necesitas cambiarte de residencia, ya sea por trabajo o porque el lugar no te gustó, puedes hacerlo con toda libertad.

Por último, pero no menos importante, cuando rentas una casa, lo que obtienes es un espacio ya acondicionado para tu comodidad, por lo que no tienes que hacer ajustes o invertir en el inmueble para dejarlo a tu gusto.

Desventajas de rentar

¿Cómo que rentar tiene desventajas?

Así es, puede que al inicio no las veas a simple vista, pero rentar una casa para habitar involucra algunas problemáticas de las que debes estar consciente antes de dar este paso.

Antes que nada, recuerda que estás en un espacio alquilado. Si en algún momento deseas hacer una modificación en el inmueble, primero debes pedirle permiso al arrendatario, corriendo el riesgo de que además de que no te lo otorgue, se ponga especialmente observador con tus actividades.

Además, si al final consigues el permiso del arrendatario para poder realizar tu modificación, al mudarte perderás esa inversión.

Otro punto importante es que pase lo que pase, debes tener una relación cordial con tu arrendatario, ya que con él o ella tendrás que ver los temas de los pagos, quién paga las reparaciones o qué ocurre con tu depósito cuando dejes el lugar.

Pero sin duda alguna la desventaja más difícil de asimilar es que como el inmueble no es tuyo, cuando finalice el tiempo de contrato el propietario puede decidir dejar de alquilar la vivienda.

Y eso significa inevitablemente que te quedarás sin casa, porque, a pesar de haber pagado cada mes puntualmente, no tienes derechos sobre esa propiedad.

Entonces, ¿rentar una casa es tirar el dinero a la basura? Bueno, esto dependerá de la situación de cada persona, pero estas ventajas y desventajas son las más comunes al momento de elegir entre una opción y otra.

Ahora, es momento de hablar de las ventajas de comprar una casa.

Ventajas de comprar una casa

Cuando una persona adquiere una casa no solamente está comprando cuatro paredes y un techo. Está de hecho invirtiendo en un patrimonio.

Esto porque una casa es un bien que se puede heredar, por lo que si algo llega a pasar con el propietario de la casa, su familia podrá conservar dicho inmueble.

Y si un día debes dejar tu casa y venderla, es muy posible que el precio de la misma aumente debido a la plusvalía, así como a las modificaciones o arreglos que le hayas hecho.

Otra ventaja de tener casa propia es que lo que pagues mensualmente al crédito hipotecario no será dinero gastado, sino una inversión ya que mes con mes estarás asegurándote un patrimonio.

¿Y recuerdas el ejemplo de pedirle permiso al arrendador? Pues cuando eres dueño de tu casa propia, no necesitas pedir permiso a nadie.

Es más, hasta puedes usar tu casa para iniciar un negocio, dependiendo de tus posibilidades.

Pero sin duda la mayor ventaja es que contrario a lo que pasa cuando dejas de pagar renta porque te vas a mudar, cuando dejes de pagar las mensualidades de tu crédito hipotecario, la casa es tuya.

Ahora, es momento de conocer las desventajas de tener casa propia.

Desventajas de tener casa propia

El proceso para adquirir vivienda es mucho más complejo que para rentar: tienes que ver papeleo, impuestos y muchos requisitos.

Otra desventaja es que para que puedas adquirir vivienda propia debes tener al menos el 10% del valor comercial de la propiedad, para el enganche de la casa.

Y si no eres una persona que tenga el hábito del ahorro, esto puede complicar un poco tu deseo de tener casa propia.

Ganador: comprar casa

La compra de una casa siempre llevará la ventaja al momento de elegir si rentar o comprar ya que el gasto que haces por una propiedad, si bien es mayor que por una renta, te dejará un patrimonio.

Si bien el esfuerzo por la vivienda propia es mayor que por una renta, es un esfuerzo que vale la pena ya que en el análisis costo-beneficio, lo obtenido es mayor.

Si aún estás analizando las desventajas de tener una casa, no te preocupes, existen instituciones financieras que te pueden guiar a través de todo el procedimiento.

Incluso existen algunas, como TandaCasa, que con su esquema de autofinanciamiento te pueden permitir reunir el dinero necesario para obtener tu casa o departamento.

Así que no lo pienses más y acércate a TandaCasa, para que conozcas los planes de pago que se pueden adaptar a todos los bolsillo y dale vida a tu sueño de adquirir un bien inmueble.

El paso a paso para crear un plan de ahorro en bienes raíces