Llegado el momento de adquirir una casa, la pregunta más común, además del precio, es si te conviene comprar una casa nueva o usada.

Esta disyuntiva puede resultar un dolor de cabeza cuando no tienes idea de cuál de las dos puede ser tu mejor inversión.

Lee el siguiente texto en donde te decimos cuáles son las ventajas de comprar una propiedad usada o nueva para que al final sepas qué te conviene más.

Espacio

Uno de los principales aspectos que debes de considerar es el espacio de la propiedad, esto por si tienes planes de construcción a futuro.

En ese sentido, es probable que una casa usada tenga mucho más espacio del que podría tener una casa nueva, pues muchos de los desarrolladores lo sacrifican para que haya una mayor cantidad de casas dentro de un fraccionamiento.

Esto no significa que todas las propiedades nuevas sean de un tamaño pequeño, es posible encontrar una casa nueva que tenga suficiente espacio; sin embargo, tendrás que aumentar el presupuesto.

Si lo que necesitas es espacio, quizás sea mucho más conveniente comprar una casa usada, así podrás encontrar una propiedad que, además de espacio, esté en una zona con plusvalía.

Es posible encontrar propiedades usadas en buen estado dentro de un punto céntrico y a un precio mucho más accesible que el de una residencia nueva.

 

art-11-a-Ubicacion

 

Ubicación

La ubicación es uno de los factores más importantes para las personas que busca comprar una casa. Esto para evitar largos tiempos de traslado y el congestionamiento vial característicos de las grandes urbes como la Ciudad de México.

Las casas usadas suelen estar en la periferia de las zonas de mayor bullicio, en donde se encuentran los grandes edificios. De esta manera puedes estar cerca de las amenidades sin tener que estar en medio del caos.

Por su parte las desarrolladoras se encuentran construyendo en lugares que están muy alejadas de la ciudad o son muy céntricos, pero los espacios son más reducidos que los que se encuentran en las colonias aledañas.

Mantenimiento

El mantenimiento que le deberás de dar a una casa es otro elemento a considerar, no cuesta igual el mantenimiento a una propiedad recién construida que a una que ya tiene bastantes años.

Las casas viejas suelen venir con ciertos defectos que si no han sido atendidos por sus dueños anteriores tendrás que hacerlos tú.

En ese sentido, puede que la casa te haya costado más barata, pero si la reparación llevará tiempo y dinero el costo beneficio no es bueno.

Una residencia usada es una buena opción cuando a tenido un mantenimiento de fondo y constante de manera que la vida del inmueble sea útil. Esto lo podrás saber al momento de hacer el avalúo del inmueble.

Por su parte, una propiedad nueva no requerirá intervenciones de gran tamaño, solamente basta con darle mantenimiento cada determinado tiempo: pintarla para proteger su estructura, impermeabilizar y fumigar el jardín.

 

art-11-b-Seguridad

 

Seguridad

Para que tu inversión valga la pena, la residencia que elijas debe tener todas las condiciones para que estés seguro dentro de ella.

Esto incluye estar dentro de un perímetro vigilado, alumbrado, patrullado y fuera de establecimientos que puedan representar un peligro como las gasolineras.

En este sentido, es posible que ambos tipos de casas cumplan con los requisitos, sin embargo los precios entre una y otra pueden variar dependiendo del tamaño, la edad de la casa y la zona.

Amenidades

Las residencias nuevas vienen mucho mejor equipadas y están diseñadas de una manera que te hacen la vida mucho más funcional.

Algunas casas incluso vienen con un plus como baños con regadera integrada en la pared, tinas de hidromasaje, instalaciones eléctricas que permiten moderar la intensidad de la luz , cocinas equipadas y cochera automática.

Todas estas atribuciones hacen que tu casa sea un excelente lugar para vivir y tener un mejor retorno de inversión si algún día decides venderla.

Una casa usada tiene menos probabilidades de venir con todos estos beneficios; y si los deseas tendrás que adecuar el espacio. Otra desventaja es que las baldosas y azulejos de pisos y baños sean de un estilo muy anticuado y hacer los cambios te costará.

La única ventaja en este aspecto para una casa usada es la posibilidad de comprar más barato y hacer las instalaciones a tu ritmo.

 

art-11-c-Precio

 

Precio

Finalmente ha llegado el momento de considerar los números: el precio de una casa nueva y una usada.

Esta pelea puede ser muy reñida; sin embargo todo dependerá de las necesidades que tengas y de tu presupuesto.

Una casa nueva puede cumplir con todos los componentes anteriores: espacio, ubicación, amenidades y seguridad, sin embargo el precio será muy elevado. En ese sentido tendrás que sacrificar espacio, o una mejor ubicación.

Por su parte una casa usada puede ser mucho más barata en comparación con una nueva, pero tendrás que sacrificar amenidades y pensar que también debes darle mantenimiento, lo que costará dinero.

Como pudiste leer, ambos tipos de casas tienen su ventajas y sus desventajas, lo que verdaderamente importa es qué necesidades necesitas cubrir, con base en eso haz tu análisis y compra.

Descubre los secretos para evaluar la estructura de tu hogar